Beber para contarla

Escrito por el 16 marzo, 2012 en Libracos - 1 Comentario

He puesto ese título para haceros creer que este post es acerca de sobrevivir a una larga noche de oscuridad etílica pero no, en realidad son varias las historias que vienen a colación de ese título. ‘Beber para contarla’ es el nombre de una edición española de Belacqua, publicada en 2009, y luego por La otra orilla, que recopila una serie de cuentos, historias, recuerdos, sobre el innegable talento irlandés para pillar una cogorza y luego contarlo.

Beber para contarla reúne dos talentos típicamente irlandeses: beber y charlar, y si es a un tiempo mejor que mejor 

El libro reúne una antología de 12 relatos de escritores irlandeses seleccionados por Peter Haining. Por la gracia, de James Joyce; Ding-dong, de Samuel Beckett; La historia de Christy Mahon, de J.M. Synge; Sed, de Flann O´Brien; El zahorí, de Brian Friel;El día de San Patricio por la mañana, de Robert J. Martin; La despedida de soltera, de Eamonn Sweeney; El primer bar de solteros, de Malachy McCourt; Los forúnculos de Thomas Gully, de Patrick McCabe; El pedregoso camino a Dublín, de Shane McGowan; La geografía de un juramento irlandés, de William Carleton, y De visita, de Bernard MacLaverty son los doce relatos que componen esta antología. Toma ya la nómina.

Del prólogo de Haining os dejo con algunas líneas que nos abren el apetito, ¿qué digo?, la sed: “Qué duda cabe: la cultura irlandesa de la bebida es famosa en el mundo entero. Se ha dicho que el principal producto de Dublín es la conversación, que reunirse con los amigos a beber algo y a charlar es el pasatiempo nacional por antonomasia.

El pub no sólo es el sitio idóneo para zanjar disputas, claro está. Es el lugar indicado para contar cuentos, exagerados o no, y poder disfrutar del delicioso opio de la buena conversación y la risa desinhibida.

Con ese espíritu propongo al lector esta antología de relatos irlandeses debidos a escritores de otros tiempos y a narradores de las nuevas generaciones, todos ellos embriagados en mayor o menor medida por la cultura de la bebida. Recuerdo que la viuda de W. B. Yeats insistía en que los poetas escriben mejor cuando van «achispados». Brendan Behan, posiblemente el más famoso de los bebedores literarios que ha dado Irlanda, ese «bebedor que tenía un problema con la escritura», según se le describió, acuñó una frase con la que explicaba toda esta experiencia:

Comer es todo un logro; emborracharse, una victoria

Comparte cultura

Acerca del Autor

Yo soy aquellos dos de cuya lucha consisto. Luego pedimos una botella de vino y con el viento de cara y salpicaduras de vida en las sienes, estaban las piernas largas tendidas y todo el mundo girando en sus ojos... Y al final fuimos tres... 3 en 1, como el aceite o la Trinidad... qué cosas. Intento disfrutar a pesar de todo. Más artículos y opiniones en Un cielo dividido o en @tasionite

Comenta este artículo

Christian Dior Lip gloss Collection Word [url=http://cosmetics2012.net/loreal-age-perfect-day-cream.html]Faultless L’Oreal Age Perfect Day Cream[/url]
Cheap Bvlgari cosmetics
[url=http://cosmetics2012.net/]Cheap Chanel cosmetics[/url]