El hombre de piedra (poema que no va de tetas)

Escrito por el 1 abril, 2013 en Alta Suciedad - No comentado

Captura de pantalla 2012-07-30 a la(s) 12.43.33

Esta pequeña píldora se llama `El hombre de piedra` porque hasta las seseras más duras se desmoronan con el tiempo. Es de 2008 y lo recupero como quiero entregar también al genial Rufus Thomas paseando a su perro (pincha sobre el nombre): pura inocencia del rock and roll y el rhythm and blues americanos. 

La luz que hiere los ojos se hace dentro masa lenta y compacta
la leche volcada en el mar inexpresivo de nuestros días
mientras la noche cerca el cuadrilátero exacto de la próxima batalla
el corazón da pequeños saltos que desbocan la memoria
acaba de expresar…acaba de saberse…acaba de rugir
y cada millón de pequeños granos de arena toman conciencia
bajo mis pies helados y difícilmente estables;
el hombre resultante del amontonamiento de piedras de alma y azar
hoy es la presa más fácil del caos, la única salida, que no cesa
ante la pulcritud de las olas, o bajo la terca superficie del cielo muerto
o sobre tus ojos platónicamente negros o tras el viento que no sopla,
cada paso de mi lucha es una pequeña impostura… que no cesa…

seca y dormida y distante
y sabrosa la cara de sol
recuerdo tu piel insaciable y blanca.

Comparte cultura

Acerca del Autor

Yo soy aquellos dos de cuya lucha consisto. Luego pedimos una botella de vino y con el viento de cara y salpicaduras de vida en las sienes, estaban las piernas largas tendidas y todo el mundo girando en sus ojos... Y al final fuimos tres... 3 en 1, como el aceite o la Trinidad... qué cosas. Intento disfrutar a pesar de todo. Más artículos y opiniones en Un cielo dividido o en @tasionite

Comenta este artículo