Harry Potter es del Betis

Escrito por el 9 marzo, 2012 en IN, Videoclímax - No comentado

Ya conocéis la enorme trascendencia filosófica del equipo andaluz por antonomasia: se cree que Aristóteles ya era bético sin saberlo. Su inconfundible encanto reside en el romanticismo de sus planteamientos técnicos y estéticos, manque pierda; su filosofía del orgullo del pequeño aunque talentoso desconcierta a propios y extraños, sobre todo a los grandes, o a los que pretenden serlo; su innata capacidad para cuajar, como en la vida misma, las mejores faenas y las peores obras, es también parte de ese encanto imposible de definir por completo.

El Betis es así, y puede que por esas historia y actitud tan humanas, falibles, bellas en su imperfección, tenga tantos amigos y tan pocos enemigos. Uno de esos fans: Harry Potter.

En la historia del cine existen dos Harry Potter: el ‘mundialmente conocido por todos’ personaje de JK Rowling, best seller sin precedentes y personaje central de una saga cinematográfica de éxito también sin precedentes; y el verdadero Harry Potter, protagonista de una película fantástica de 1986 de la factoría Empire: ‘Troll’.

A cualquier mortal ‘Troll’ le parecerá una bazofia, pero para los amantes frikados del cine, como somos los sururbios, esta película es una pequeña joya de la serie b fantástica

La película, dirigida por John Carl Buechler, narra la historia de un troll llamado Torok, que se oculta bajo la identidad de una niña llamada Wendy Anne con el objetivo de tomar un edificio de apartamentos y comenzar de ahí la reconstrucción del mundo fantástico en el que alguna vez vivió. Si bien sus padres no se dan cuenta del cambio de comportamiento de la niña, sí lo hace su hermano Harry… Harry Potter Jr., quien heredó el nombre de su padre: el primer y verdadero Harry Potter de la historia del cine. Y es aquí donde entra la enorme coincidencia (o no tanto) de la que tan sólo puede ser digno merecedor, un equipo como el Betis.

El padre, Harry Potter, se lleva media película de arriba para abajo con una gorran ochentera del Betis: ¿cuántos de nosotros no nos hemos encontrado bufandas, camisetas o peñas béticas en lugares como Letonia, Belgrado, Tashkent, Vietnam u Orlando? ¿No lo creéis?

Os dejo con el tráiler, que tampoco tiene desperdicio. La película tiene tres momentos, o personajes, también realmente interesantes: la escena de la bajada al sótano, donde la pequeña Wendy Anne encuentra a Torok; un dancing que se marca el señor Potter, ya que la presencia de Torok produce cierto efecto desinhibidor; y un excombatiente vigoréxico que se lleva la mayor parte del tiempo drogado (o al menos eso parece).

He aquí el momento estelar del vecino dopado. PINTXA AQUÍ

A todos aquellos que os sintáis algo defraudados porque creíais que hablaba del gran, inconmensurable, trascendental y repelente mago de las gafitas redondas, os diré que también él tiene un guiño bético, que también él pertenece a la gran familia bética universal, como Aristóteles, tu o yo, ya que hay un pequeño bético encerrado en cada uno de nosotros (juas, juas, juas). Atentos.

¿Lo habéis visto? Venga, claro que sí: mirad de nuevo. PINTKA AQUÍ OTRA VÉ ANDA QUE ERES MÁS TORPE

 

Comparte cultura

Acerca del Autor

Yo soy aquellos dos de cuya lucha consisto. Luego pedimos una botella de vino y con el viento de cara y salpicaduras de vida en las sienes, estaban las piernas largas tendidas y todo el mundo girando en sus ojos... Y al final fuimos tres... 3 en 1, como el aceite o la Trinidad... qué cosas. Intento disfrutar a pesar de todo. Más artículos y opiniones en Un cielo dividido o en @tasionite

Comenta este artículo