Las noches que me enamoré de Félix Romeo

Escrito por el 23 febrero, 2012 en IN, Libracos - No comentado

Esta recomendación bibliográfica está movida más por el preclaro sentimiento de admiración y cariño por Félix Romeo que por cualquier leit motiv literario, sin que signifique que la novela que recomendaré no merezca la pena ser leída: todo lo contrario, es un ejercicio maduro de estilo y de recomposición personal a través de la recuperación de un episodio concreto de su pasado: los 26 meses que pasó entre cárcel y tercer grado condenado por insumisión entre 1994 y 1995 y un suceso que conoció a raíz de su estancia en prisión.

Se trata, además, de su obra póstuma, no editada aún cuando falleció el pasado 7 de octubre por infarto de miocardio: ‘La noche de los enamorados’

Esta novela ha sido recientemente editada por Mondadori, y por lo tanto se encuentra en cualquier librería de nuevo. La historia comienza con el crimen, real, de una prostituta en Zaragoza en 1994. Es un relato a ritmo de frase periodística que exhala podredumbre moral, que reflexiona sobre un país fétido. Una novela desoladora, que el propio Romeo pergeñó a partir de lo que le contó su compañero de celda, Santiago Dulong, en 1995, mientras el escritor cumplía esa condena por insumisión en la cárcel de Torrero (Zaragoza).

Una narración de corte afiladísimo que cierra el cuarteto que conforma junto a sus anteriores novelas: las infancias gastadas en pleno tardofranquismo de ‘Dibujos animados’, llenas de phoskitos y tigretones, uri geller y otros referentes culturales y populares; el recorrido por los bares de alterne de los Monegros con prostitutas y proxenetas y que fue el primero de sus textos en caer en mis manos: ‘Discothèque’; y las heridas que le dejó el suicidio de su amigo Chusé Izuel en el año 1992 y que recogió en ‘Amarillo’ , que para David Trueba supone un “libro perfecto”, algo que estoy muy cerca de suscribir.

Las noches de mi amor (del amor de muchos) a su intelecto y persona Romeo provienen de las cinco temporadas en las que dirigió ‘La Mandrágora’, ese clásico de la televisión cultural española

Entre novela y novela se ocupó de la dirección del programa cultural de La 2, ‘La mandrágora’, donde brilló como crítico, intelectual de amplia visión, mecenas o animador cultural, ensayista y polemista certero: ¿cuántas noches impagables nos ha regalado ese padrinazgo nocturno? Lo que le deben escritores como David Trueba, Cristina Grande, Ismael Grasa, Eva Puyo, Daniel Gascón… e incluso Labordeta, del que consiguió que escribiera, es impagable; por lo que lo que le debe la cultura española del último cuarto de siglo XX y principios del XXI también lo es. Os dejo con la portada de ‘Discothèque’, que siempre me fascinó… Esa España nuestra.

Comparte cultura

Acerca del Autor

Yo soy aquellos dos de cuya lucha consisto. Luego pedimos una botella de vino y con el viento de cara y salpicaduras de vida en las sienes, estaban las piernas largas tendidas y todo el mundo girando en sus ojos... Y al final fuimos tres... 3 en 1, como el aceite o la Trinidad... qué cosas. Intento disfrutar a pesar de todo. Más artículos y opiniones en Un cielo dividido o en @tasionite

Comenta este artículo