Un comprometido corto desde Córdoba

Escrito por el 7 noviembre, 2012 en IN, Videoclímax - 2 Comentarios

A Conchi y a Lalo, como los llamamos desde que tenemos uso de razón amiguil, algunos de nosotros no sólo los admiramos profesionalmente, sino que además los queremos personalmente. Son dos pedazo de creadores audiovisuales y cámaras que trabajan desde hace tiempo en Córdoba, no sólo dignificando esa profesión en concreto, sino a todo el panorama audiovisual de la ciudad: si necesitas un trabajo profesional puedes recurrir a ellos sin problema; si necesitas que tu proyecto crezca, son los que necesitas; si necesitas compromiso y creatividad, ahí tienes su sensible mirada, su visión, su tacto… En fin, no más piropos.

Pues bien, a pesar de ser madre de toda una familia camino de lo numeroso (juas juas), o quizás precisamente por eso, Conchi García Guerrero nos propone un sentido y poético cortometraje que aborda desde una perspectiva bastante honesta los problemas nada pueriles a los que te enfrentas intentando conciliar vida laboral y familiar, los propios sentimientos y lazos generados entre madre e hijos, la importancia de la familia o, sencillamente, cómo se puede detener el tiempo con amor.

De una manera humilde pero directa y esencialmente sensible, esta pequeña historia hace grande al corto… 

Comparte cultura

Acerca del Autor

Yo soy aquellos dos de cuya lucha consisto. Luego pedimos una botella de vino y con el viento de cara y salpicaduras de vida en las sienes, estaban las piernas largas tendidas y todo el mundo girando en sus ojos... Y al final fuimos tres... 3 en 1, como el aceite o la Trinidad... qué cosas. Intento disfrutar a pesar de todo. Más artículos y opiniones en Un cielo dividido o en @tasionite

Comenta este artículo