Yósik, o cómo contar sobre vida e historia al tiempo

Escrito por el 2 enero, 2012 en IN, Libracos - No comentado

La editorial Capitán Swing nos regaló este pasado año 2010 una recuperación digna de ser considerada como un verdadero regalo al español (las grandes sorpresas entran en tu vida como los grandes amores, despacio y sin hacer ruido): ‘Yósik, el del viejo mercado de Vilnius’. Siempre he creído que la literatura española adolece de verdaderas obras de referencia en cuanto a la narración de la mirada de nuestra infancia, y por ello me gusta leer particularmente cualquier obra que narre la vida desde la cosmovisión de un niño, sea cual sea ese chico, esté donde esté, tenga de compañeros de viaje a quiénes tenga. Todos somos niños de una misma cierta manera, aunque ninguno somos adultos exactamente de la misma forma. Por eso adoro las historias contadas desde los ojos de los niños o las niñas.

Se vive solamente una vez, en la infancia y la adolescencia; el resto es simplemente una repetición. Lo dice el hijo de Barve

Buloff, judío lituano posteriormente emigrado a Estados unidos y finalmente erigido como uno de los intérpretes más influyentes de los años 20 y 30, es el escritor de esta pequeña joya literaria que discurre entre las calles y callejones de la vieja ciudad de Vilnius y que, evidentemente, contiene tintes autobiográficos.

Un niño judío, dentro de una familia y barrio judíos, que viven, trabajan y aventuran dentro de un mercado lituano, que está inserto en una sociedad sucesivamente ocupada por cosacos, alemanes, bolcheviques, polacos… La vida dentro del mercado, esa vida urbana de principios del siglo XX, se ve removida e influenciada por los estruendos de todos los grandes acontecimientos históricos del momento, desde las revueltas sociales de corte marxista y hasta la represión rusa contra los lituanos a través de los cosacos, o la realidad de la Primera Guerra Mundial. Un recorrido histórico salpicado de las vivencias de ese chico, azotado por un periodo que transformó para siempre el mundo occidental.

Lo que me apasiona de Bullof es cómo consigue removerme por dentro y provocarme una nostalgia infinita sobre mi propia infancia

Yósik, el niño que narra, relata la vibrante cotidianidad de su hogar espiritual, el viejo mercado de Vilnius, y su aprendizaje como ser humano a través de historias divertidas y hasta trascendentales: enseñanzas vitales al fin.  El propio libro se convierte en un trasegado mercado de personajes y asuntos,  anécdotas y vivencias personales, aunque como ya hemos escrito, también retrato del momento en el que vive. Recomendable a más no poder.

Comparte cultura

Acerca del Autor

Yo soy aquellos dos de cuya lucha consisto. Luego pedimos una botella de vino y con el viento de cara y salpicaduras de vida en las sienes, estaban las piernas largas tendidas y todo el mundo girando en sus ojos... Y al final fuimos tres... 3 en 1, como el aceite o la Trinidad... qué cosas. Intento disfrutar a pesar de todo. Más artículos y opiniones en Un cielo dividido o en @tasionite

Comenta este artículo